miércoles, 14 de julio de 2010

Propiedad intelectual, cylons y vampiros

En uno de esos momentos de debates jurídico vitales que nos planteamos en el despacho, esta mañana @Alvarezcepeda y yo, hemos llegado a plantearnos de quién sería la titularidad de los derechos de propiedad intelectual de una obra realizada por un replicante creativo de Blade Runner (pongamos un replicante poeta). Los derechos de propiedad intelectual, ¿serían del replicante o del creador del replicante?
Todo ha empezado por un planteamiento jurídico acerca de los derechos morales de autor sobre el software libre.
Cómo hemos llegado de la propiedad intelectual del software libre a los derechos de autor de los replicantes son cosas que pasan.
No lo tengo claro para el caso de los replicantes pero, con los cylons, no me cabe ninguna duda de que los derechos de autor pertenecen al cylon por muchas razones que ahora no tengo tiempo de explicar.
El caso es que, aunque no directamente relacionado con la propiedad intelectual, me he acordado de otro planteamiento que me hice hace tiempo tras leer un libro de la cazavampiros Anita Blake en el que me planteaba importantes cuestiones  legales del mundo vampírico.

En “El cadáver alegre”, Anita dejaba entrever con cierto secretismo que estaban preparando ya una legislación para regular la situación legal de los vampiros, zombis y demás seres muertos que, en ese momento de la saga, están en el absoluto limbo legal.

No sé cómo habrá quedado el tema en los siguientes libros de la saga porque todavía no los he localizado en la editorial Giagamesh pero, sin destripar mucho el argumento, en “El Cadáver Alegre”, la hechicera Dominga Salvador se aprovecha de ese vacío legal para hacerle verdaderas perrerías a algún que otro zombi. A Anita no le hace ni puñetera gracia. Yo me imagino que en esa regulación legal que está pendiente de salir adelante, si es que llega, se tendrá en cuenta no sólo los derechos de estos seres sino también sus obligaciones y que, por tanto, habrá una regulación penal para determinar su imputación en delitos. Hasta ahora Anita Blake, la Cazavampiros, se encarga de ejecutar a los vampiros si se pasan de la raya. No hay presunción de inocencia ni juicio justo. Se los carga. Esa regulación pendiente podría dejar en el paro a Anita como cazavampiros."

¿Es complicado verdad? Tratar de aplicar la normativa existente a una realidad que va por delante de esa norma. Y ojo con la ficción que ya he leído casos de expropiación forzosa en Second Life. A veces con la Ley de Propiedad Intelectual y el software libre nos pasa lo mismo, hay gente a la que la propiedad intelectual le parece una ficción cuando se le habla de software libre.

viernes, 9 de julio de 2010

¿Tienen los vampiros derecho a la propia imagen?


Cuando se lo pregunté a mi amiga May me contestó “no tienen imagen…eso para empezar” May es una persona cabal y razonable y por eso entra conmigo en este tipo de debate y su respuesta es lógica.
Pero Ángel, a pesar de ser un vampiro y no verse en los espejos, sí que sale en las fotos, así que puede exigir derechos de imagen.

¿Pero quién los reclama él o los reclaman sus herederos? Porque Ángel está muerto, así que aplicando la Ley Orgánica de Protección civil de derechos al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, la protección de sus derechos corresponde a quien la persona fallecida haya designado en su testamento. ¿A quién habría designado Ángel? ¿A Buffy? (no viene a cuento pero sería romántico que hubiera caído en un detalle así ¿verdad?)

May dice que los derechos de imagen de Ángel podría exigirlos el vampiro que lo convirtió. Entonces, ¿sería Darla quien pudiese reclamar los derechos de imagen de Ángel? Si lo sé, es muy complicado en un mundo con tanta estaca de por medio. De repente viven 300 años y en 5 segundos todo a la mierda por un trozo de madera... Si yo fuera vampiro promovería una fundación para velar por los derechos de imagen de los vampiros convertidos en polvo (porque fallecidos ya estaban).